El calentamiento y estiramiento, claves para un buen entrenamiento

calentamiento y estiramiento

Estos procesos son fundamentales para prepararnos para la actividad física que vayamos a realizar, ya sea perder peso, estar en forma o competir.

Esta fase de calentamiento y estiramiento nos proporciona flexibilidad en los músculos y tendones, una mayor eficiencia, y para prevenir lesiones.

Sin embargo, es algo que se suele descuidar entre las personas que practican deporte día a día, así que queremos hablarte sobre la importancia de realizar bien este paso en tu entrenamiento.

Calentamiento

Este proceso se realiza antes de practicar cualquier actividad, y consiste en preparar el cuerpo para el ejercicio que se va a hacer. Por eso trabajamos las articulaciones, el sistema cardiovascular, los músculos y ligamentos, y el aparato neuromuscular.

Nos ayuda a incrementar la fuerza muscular, la agilidad y coordinación. Podemos dividir el calentamiento en distintas fases:

  • Fase de activación. Así despertamos nuestro cuerpo, sobre todo aquellas partes que más vayamos a utilizar según el ejercicio.
  • Fase de movilidad músculo-articular. Preparamos las articulaciones y los músculos para evitar lesiones.
  • Fase de ajuste medioambiental. Nos preparamos para las condiciones ambientales en las que vamos a practicar el deporte (por ejemplo, la temperatura).
  • Fase de puesta a punto. Entramos en los ejercicios de energización y concentración.

El tiempo óptimo para calentar es entre 10 y 30 minutos.

Estiramientos

Después del esfuerzo que ha realizado nuestro cuerpo es super importante realizar ejercicios de estiramiento y relajación, para que los músculos y articulaciones reduzcan su intensidad para volver a su estado natural.

Con estos ejercicios, además, mejoramos la postura, las posibilidades de sufrir lesiones, la coordinación y la fluidez de los movimientos.

Debemos realizarlos durante unos 5 ó 15 minutos después del ejercicio, y ayudarnos de la respiración para ello. Oxigenar los tejidos nos ayuda a mejorar su adaptación a los movimientos de una forma más fluida.